Noticias

el  2 oct 2014

Lo primero que debemos hacer es limpiar la superficie de nuestra vitrocerámica con un papel de cocina. Eliminamos, sin fortar la grasa, aceite, restos de migas o comida que pudiera tener.

Para el siguiente punto utilizaremos un hielo. Frotaremos toda la superficie de la vitrocerámica y acto seguido, con una rasqueta quitaremos la grasa incrustada. No olvidemos después aclarar con una bayeta.

En la siguiente fase necesitaremos un estropajo de fibra azul y algún producto específico para limpieza de placas vitrocerámicas. Lo podemos encontrar en cualquier supermercado con facilidad.  Ponemos la pasta sobre la vitrocerámica y repartimos con el estropajo de fibra azul.

Después continuaremos haciéndonos una pasta a base de vinagre y bicarbonato. La aplicaremos sobre toda la superficie de nuestra vitrocerámica y la frotaremos con un papel de cocina de nuevo.
En caso de que observemos que persisten restos de suciedad utilizaremos de nuevo una rasqueta para placas vitrocerámicas. Con mucho cuidado y en posición casi perpendicular para no dañar la vitrocerámica de nuestra cocina.

Llegados a este punto, frotaremos con limón y aclararemos de nuevo con la bayeta para conseguir aún más brillo.

Con este simple truco mantendremos la placa vitrocerámica de nuestra cocina siempre limpia, libre de olores y reluciente como el primer día.

Desde Cocina Fácil queremos recomendarte que cuides siempre tus electrodomésticos, ya sea el frigorífico, el horno, la campana extractora o cualquier otro accesorio de cocina que tengamos.

Si te has preguntado cómo mantener la placa vitrocerámica de tu cocina como el primer día, brillante y como un espejo, sigue estas recomendaciones.

Cocina Fácil
En cocinafacil.es utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte lo mejor de nuestra web. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.